El funcionamiento del microondas

¿Cómo funcionan los microondas?

El horno microondas funciona de forma totalmente distinta al resto de hornos convencionales. Posee una fuente emisora de ondas electromágneticas, las microondas, que provocan una fricción entre las moléculas de agua del interior del alimento, lo que produce calor que se transmite al resto de moléculas por contacto. Así se calienta el alimento. Las microondas penetran 1 ó 2 centímetros de profundidad y posteriormente el calor se difunde. La velocidad de calentamiento es cuatro veces superior a la de los hornos convencionales.

¿Cuáles son los utensilios adecuados?

Para que los alimentos se calienten, las microondas deben atravesar el propio alimento y los recipientes que los contienen. Son adecuados las vasijas de vidrios, porcelana, loza, cerámica y las de plásticos que indican explícitamente su compatibilidad con los microondas.
Se ha demostrado que algunos plásticos, al calentarse, pueden desprender parte de sus componentes y pueden resultar tóxicos, por lo que se deben utilizar sólo recipientes que hayan sidos fabricados especialmente para ser usados en los hornos microondas (llevan una etiqueta o simbolo que lo indica).
Sirven como materiales auxiliares:

  • el papel absorbente
  • el film transparente
  • las bolsas de cocción para horno
  • el papel de estraza
  • los moldes de papel

Nunca se deben utilizar metales, incluido el papel de aluminio o cubertería, ya que reflejan las microondas contra las paredes del horno y éste puede averiarse. Ocurre lo mismo con las vajillas de cerámica con dibujos o adornos con algún elemento metálico. El papel o el cartón podría llegar a quemarse.